Carboneros, corazón de Olavidia

Logo de Olavidia 2017

 

(Publicado en Diario JAEN el martes 1 de abril de 2014)

 

            Mira, paisano, fueron los griegos y los romanos, pueblos que nos legaron la filosofía y el derecho, respectivamente, quienes primero nos alumbraron el arte de comer como un acto social. Recuérdese que de una digresión de las Symposiacas y Sobremesas de Plutarco es la sesuda anécdota de qué fue primero, si el huevo o la gallina.

            Aún hoy, ya en el siglo XXI, esta anécdota sigue siendo un buen  paradigma de la puerta que da entrada de lleno a la Metafísica. A fin de cuentas, paisano, Lúculo pasó a la Historia no por haber sido un aguerrido general, sino por algo mucho más humano  y prosaico: Por saber comer suntuosamente.

            No hace una semana aún que el Diario Jaén concedió a la Orden de la Cuchara de Palo, en Baeza, el Premio Jaén Única, en su modalidad “Guardianes de la tradición”, distinción que ha patrocinado el proyecto Olavidia 2017, que lidera mi buen amigo el alcalde de Carboneros, Domingo Bonillo Avi.

Con Olavidia 2017 se pretende conmemorar el 250 aniversario de la puesta en marcha de las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena, hecho histórico aquel que fue considerado como el proyecto estrella del reinado de Carlos III. Se trató de crear  una sociedad modelo de agricultores y ganaderos integrada por 6.000 colonos centroeuropeos –si bien vinieron casi mil quinientos más–, mayoritariamente alemanes y suizos, pero hubo también franceses, italianos y españoles de las regiones de Cataluña, Valencia, Galicia y País Vasco, además de Andalucía. Aquel proyecto del siglo XVIII puede ser tenido en la actualidad como el primer proyecto de Europeidad de la Historia.

Transmitir a las gentes de hoy el espíritu ilustrado que inspiró aquella colonización es el primer objetivo de Olavidia 2017. Se trata de que aquel ánimo de concordia para construir una sociedad mejor no se quede sólo en los libros de historia como motivo de estudio de los eruditos, sino que se transmita a los descendientes de aquellos colonos que dieron vida a Olavidia dejando sus vidas en ella.

La Orden de la Cuchara de Palo nació impregnada de ese espíritu que aún sigue latiendo en Carboneros, hoy por hoy el corazón de Olavidia.

(@suarezgallego)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s