Bourée

Hay días que llegan desnudos, tremolando en el aire su desnudez. Son esos días en los que nos metemos las manos en los bolsillos de la bata y encontramos las manos más abiertas de nuestro cuerpo, olvidadas allí desde quién sabe cuánto tiempo. Aquellas manos que en el viejo tocadiscos ponían música como ésta en días tan desnudos y grises como el de hoy.

© José María Suárez Gallego