El cine es ficción

el cine es ficción

 

El cine es ficción, pero como decía Orson Welles: “Es imposible hacer una buena película sin una cámara que sea como un ojo en el corazón de un poeta”. 

La poesía nunca ha sido ficción porque duele, y a veces mucho. Gorgoola lo sabe. 

 

© José María Suárez Gallego 

 

 

Tiempo de siesta

harito

 

Las chicharras chirrÍan en el silencio  de la veleta inmóvil.

Silencio de siesta cuando se asciende al sopor de la tarde en caída libre por la rosa de los vientos.

¡Sólo tú dormida en mi desnudez eres Gorgoola!

Tiempo de siesta, sopor de chicharras y veletas sin viento en tus pestañas.

Veleros sin horizonte, ni brisas en tus besos dormidos.

¡Sólo tú eres siesta y silencio reprimido de la veleta navegante!

¡Sólo tú eres frontera y horizonte del eco sempiterno de mi siesta!

© José María Suárez Gallego

 

En el norte de tu nombre

 

1532617615-picsay

 

Los poetas somos gente extraña que nunca llevamos la brújula en los bolsillos cuando nos prueban el pijama de ser felices, porque nuestros puntos cardinales siempre han sido las estrofas que acarician la rosa de los vientos con la brisa de un nombre que nunca duerme y viaja siempre al norte de nuestros sueños.

 

© José María Suárez Gallego

 

Zapatos viejos y caminos nuevos

zapatos viejos

 

Los zapatos viejos siempre les sirven a los descalzos que no se calzan con la soberbia de sus errores.

Caminos nuevos con zapatos viejos, la emoción de estar comenzando siempre sin que nos acabemos en un final.

¡Es vivir juntos el mito del eterno retorno!   

Me abandonó
como se abandonan
los zapatos viejos.”

Joaquín Sabina. De la canción “19 días y 500 noches”

 

© José María Suárez Gallego

 

Roto el vaso…

vaso roto

 

Roto el remo

hubo que arrojarlo

al mar

y la barca se quedó sin alas.

Roto el mar

hubo que arrojarlo

a un vaso

y la barca se quedó en la arena.

Roto el vaso

todos volvieron

la cabeza y me acusaron

¡Ooooooooooooooooooooooooooooooh!

(El camarero

chaqueta burdeos

pajarita negra

cambiaba a Joan Baez

por la voz imposible

del negro Louis Armstrong

que cantaba un mundo maravilloso)

Roto yo

¿quién elevará una oración con hilos de nylon

de la mejor calidad?

¿quién me arrojará a la barca?

¿quién me devolverá al mar?

POEMA XX

PUEDO ESCRIBIR LOS VERSOS MAS TRISTES ESTA NOCHE…

he visto caer

el remo

el mar

el vaso

ante todos

me he lavado las manos con alcohol

de noventa y ocho esquinas

y  ya no he vuelto a ser el mismo.

No he querido ser el mismo.

(Gorgoola nunca supo que su príncipe azul

fue devorado

por el dragón que la mantuvo recluida

en el palacio de papel de su jardín encantado.

Nunca se lo dije

para no romper el hechizo

con el que atesoraba sus metáforas

junto a la caracola en la que aún seguía oyendose

el mar

el remo

la barca

y el vaso estrellarse

contra el suelo

mientras sonaba

What a Wonderful World

que cantaba la voz imposible

del negro Louis Armstrong)

© José María Suárez Gallego