Las barbas del vecino

A estas alturas de la película ya nos hemos dado cuenta de que la Europa que nos  vendieron los europeístas convencidos no era más que un cajón repleto de intereses más que de ideas, por mucho Himno a la Alegría beethoveniano que se le pusiera al videoclip de promoción.

Hasta no hace mucho tiempo se ha tenido por cierto que es el ánimo humano quien crea la riqueza, llegándose a pensar ingenuamente que es preferible un hombre sin dinero, que el dinero sin hombres. Ahora, con las martingalas con las que nos embaucan las multinacionales, la revolución tecnológica de la información y las redes sociales, estamos comprobando en nuestra carne social que no sólo hay hombres y mujeres sin dinero –cosa harto lamentable–, sino que el dinero ya es capaz de generarse sin la laboriosidad de mujeres y hombres, es decir, la exaltación de la especulación social pura y dura, que en boca de mi tabernero de cabecera no es otra cosa que: “El dinero no da la felicidad… ¡es la felicidad!”

Hasta que en el siglo XVIII a nuestros pensadores de la Ilustración se les encendió la bombilla y se percataron de que es sólo la laboriosidad de sus gentes lo que engendra la prosperidad de los pueblos, se pensaba y defendía  a machamartillo que las naciones se hacían más grandes con sólo ampliar sus fronteras y defender las peculiaridades de su identidad colectiva. Apreciaron en su disquisición economicista cómo era posible que  poseyendo España tantos territorios –incluidos los de ultramar– y tantas fronteras, disponiendo de un idioma universal, y sobre todo estando protegida por el único Dios verdadero, ¡ahí es nada¡, cómo era posible entonces que la inmensa mayoría de las gentes que la habitaban vivieran en la miseria. Famosa es la frase de Carlos III, rey que ya lo fue de Nápoles durante veinticuatro años antes de serlo de España, en la que resumió la idiosincrasia celtibérica: “los españoles son los únicos que cuando se les quita la mierda lloran”. De ahí que nos inundara todo el Estado de “puertasdealcalás” y de fuentes blasonadas con el “Carolus tertius rege” para que lloráramos a gusto junto a ellas las añoradas heces perdidas, mas bien, en honor a la verdad, expoliadas y confiscadas por los hombres al servicio de su ínclita majestad. Observaron los intelectuales ilustrados cómo países del norte de Europa, caso de  Holanda y sus aledaños, por poner un ejemplo, a pesar de su pequeñez gozaban de prosperidad. Y la bombilla se les encendió a tales pensadores  añadiéndoles a la creencia dieciochesca de que toda riqueza procede exclusivamente de la Naturaleza –la fisiocracia— el además de la laboriosidad de sus gentes. No ha de extrañarnos, por tanto, que el también ilustrado Pablo de Olavide, director de la puesta en marcha de las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena en el siglo XVIII, recomendara, y así se legisló, que no se permitiera el establecimiento en ellas de bachilleres –que tenían por norma y dignidad de su condición académica no ejercer los “oficios y artes útiles” donde había que arrimar el hombro—, así como que no se consintiera la entrada a ellas de “peluqueros, ayudas de cámara, y gentes de puro luxo” por lo poco que aportaban a una “sociedad modelo” de agricultores.

Aquella experiencia llevada a cabo en la comarca norte de nuestra provincia puede muy bien ser tenida hoy como un proyecto de Europeidad del siglo XVIII al que dieron vida unos inmigrantes centroeuropeos, la mayoría de ellos sin mas oficio ni beneficio que la pobreza que  generan las guerras de los mandamases. Contrasta aquel proyecto idealista de los ilustrados con la Europa que los mercaderes nos ofrecen hoy, llena de ayudas de cámara y gentes de puro luxo, en la que con la boca chica se condena a unas naciones de la Unión Europea por admitir en sus gobiernos a los ultranacionalistas xenófobos, reticentes feroces ante los inmigrantes extranjeros que habrán de ocupar en el futuro las escalas más bajas de la clase laboriosa europea, y con la boca grande se pregona la Europa de los intereses y no de los pueblos.

¡Dios nos libre de los demócratas conversos que deciden en el Santo Oficio Europeo sobre las herejías de los demás sin antes haber mirado en los armarios de sus propias casas, donde aún se guardan nostálgicas banderas victoriosas que –ya no– habrán de volver al paso alegre de la paz!

De todas formas, habremos de poner nuestras barbas a remojar, tomando buena nota y poniendo sumo cuidado de en qué manos encomendamos la navaja barbera de nuestro futuro, incluido el de Jaén.

© José María Suárez Gallego

Fuente: http://www.enjaendonderesisto.es/firmas-invitadas/las-barbas-del-vecino

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s